Francisco denuncia “enfermedades raras en niños debido al daño ambiental”

El Papa, hablando ante 600 agentes sanitarios, médicos, científicos, teólogos y juristas, dijo que “¡esto es grave!”, e instó a profundizar sobre salud y medio ambiente. “Es consecuencia de la enfermedad que procuramos al ambiente”, añadió.

El Papa Francisco denunció la relación que existe entre “enfermedades raras” y los daños al medio ambiente, especialmente en el caso de los problemas de salud de los más chicos y vulnerables.

“Y hablando de estos daños que provienen de la degradación ambiental, para mí es una sorpresa encontrar –cuando voy a una audiencia los miércoles o en las parroquias– tantos enfermos, sobre todo niños…”, constató Francisco.

“Me dicen los padres: “¡Tiene una enfermedad rara! No sabemos qué es”. Estas enfermedades raras son una consecuencia de la enfermedad que nosotros procuramos al ambiente. ¡Y esto es grave!”, añadió.

La audiencia papal estuvo dirigida a los participantes de la 30 conferencia internacional del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud sobre el tema “La cultura de la Salus y de la acogida al servicio del hombre y del planeta”.

Por ello, los invitó a profundizar y actualizar el debate sobre los factores ambientales relacionados con la salud física, psíquica, espiritual y social para contribuir a la “cultura de la salud”.

“Les animo, en esta perspectiva, a tener siempre presente, en sus trabajos, la realidad de las poblaciones que sufren sobre todo los daños provocados por la degradación ambiental, daños graves y usualmente permanentes en la salud”, dijo el Papa.

Precisamente, el evento se ocupa de la salud y su vínculo con el cambio climático, la defensa de la biodiversidad, la contaminación informativa y tecnológica, la experimentación con animales y OGM, el estrés ambiental y la medicina del trabajo, entre otros temas.

Al final, el Papa pidió a la Virgen María que cuide de los enfermos y de los profesionales de la salud que trabajan cada día cara a cara ante el sufrimiento en “los hospitales y la casas de reposo”.

No a “medicina de los deseos” con la ilusión de la eterna juventud

Francisco volvió a tocar el tema social de la salud cuando se refirió a los “criterios utilitarios” en algunos países, pobres o ricos, que “aceptan” o “rechazan” a las personas según el aspecto “social o económico”.

Una mentalidad que se manifiesta en la llamada “medicina de los deseos”: una práctica cada vez más difundida en los países ricos, caracterizada por la búsqueda a toda costa de “la perfección física”.

Una concepción basada “en la ilusión de la eterna juventud; una costumbre que deriva, precisamente, en descartar o en marginar a quien no es “eficiente”, quien es visto como un peso, o un fastidio”, añadió.

En su discurso dirigido especialmente a los “profesionales del mundo de la salud” que trabajan a favor de los sufren, el Papa invitó a una “conversión del corazón al ‘evangelio de la creación’”.

También explicó que “hacerse prójimo”, como invitó en la reciente encíclica Laudato Si, significa “asumir la responsabilidad inderogable hacia lo creado y la “casa común”, que pertenece a todos y es confiada al cuidado de todos, también para las próximas generaciones que vendrán”.

En este sentido, exhortó a “hacer nuestro y hacernos voceros”, especialmente de los “pobres y los excluidos”, quienes muchas veces son las mismas personas “enfermas” y “las que sufren”.

El Jubileo de la Misericordia fue indicado por Francisco como una oportunidad para “ejercitar las obras de misericordia, corporal y espirituales”, también en el contexto de los hospitales y los centros de acogida para ser “testimonios de la misericordia”.

Related Posts

Comments are closed.